Thursday, May 27, 2010

Pt. 3- Dr. José Manuel Pallí Examina la EB5: No Hay Mal Que Por Bien No Venga

Part 3 of the article written
by
José Manuel Pallí.  Parts 1 & 2 were posted in the past two days.

LA TRASTIENDA DE LAS VISAS
EB-5




Por José Manuel Pallí


JMP head shot



El Centro Regional de mis sueños sería aquel capaz de
crear el modelo de inversión más conservador 
y prudente pero que aún así conserve las características que hacen riesgosa
a la inversión del extranjero solicitante de la visa (poner el dinero en riesgo
es uno de los requisitos del programa para visas EB-5), lo que implica reconocer
que no estamos buscando una inversión de diseño convencional, sino una
inversión enfocada en un objetivo central: la obtención de la visa de residente
permanente en USA.
[1]



 



Cuales son los parámetros que yo le aplicaría a esa
diligencia o búsqueda?



El elemento imprescindible que necesito tener enfrente
para hacer el análisis que tengo que hacer son TODOS los documentos a través de
los cuales habrá de implementarse mi inversión, así como toda la documentación
financiera del vehículo (Sociedad o entidad corporativa) a través de la cual se
canalizará la misma, y tambien la correspondiente a todas las otras entidades
relacionadas con la inversión. El Centro Regional que no me permita el acceso a
todos estos documentos sencillamente no merece mi tiempo (ni que hablar de mi
dinero).



 



Una vez que tengo en mis manos toda esa información, hay
ciertas preguntas claves que tendré que hacerme (y que hacer) hasta tanto no
consiga una respuesta plenamente satisfactoria para cada una de ellas:



 



(i)             
A quien le estoy prestando mi dinero, o bien en que está
siendo invertido ese dinero?.



(ii)            
Que tan segura o resguardada estará mi inversión, y por
que?



(iii)           
Cual es la proyección total de costos y de gastos del
proyecto en el que está siendo invertido mi dinero?  Que protección tengo ante un eventual aumento
inusitado de esos costos y gastos, y que posibilidades hay de que ocurra un
aumento como ése?



(iv)          
Quien sera responsable de reintegrarme los fondos
invertidos? (está estipulado así en los estatutos de la Sociedad?) De donde se
supone que salgan los fondos para reintegrarme el dinero invertido?



(v)           
Que tanta rentabilidad puedo esperar de mi inversión y
como me serán abonadas esas utilidades? Quienes manejarán mi inversión y cual
es su historial de éxitos o fracasos?



(vi)          
Que tan riesgosa es la inversión y que es lo peor que
pudiera ocurrir? Que previsiones ha tomado el Centro Regional para el caso de
que ocurriera lo peor?



(vii)         
Que tipo de evidencia presentará el Centro Regional para
demostrar la capacidad para generar empleos del proyecto en el que estará invertido
mi dinero al momento de presentar mi petición (planilla I-526)?



(viii)       
Son sólidos y definitivos los planes para la realización
del proyecto en el cual estoy invirtiendo? Que posibilidades hay de que el
Centro regional necesite modificar esos planes?
[2]



(ix)          
Cuantos proyectos presentados por este Centro Regional
han recibido la aprobación del Departamento de Inmigración? El proyecto
específico a donde ira a dar mi dinero, ya ha sido aprobado?



 



Existen básicamente dos grandes modelos de inversión en
oferta a través de los diversos Centros Regionales: uno consiste en que el
extranjero haga su inversión a través de una participación (equity investment) en
una compañía o empresa recientemente creada, y el otro se basa en utilizar el
dinero invertido para financiar, a través de un préstamo, las actividades de la
compañía o empresa en cuestión.



 



Este segundo modelo, el del préstamo, pareciera ser el
que mejor se presta para que el inversionista extranjero cuente con una
efectiva estrategia de salida, especialmente si el Centro Regional en cuestión
solo utiliza una fracción del dinero del inversionista para financiar el
proyecto a través del préstamo. Esto se logra cuando el Fondo regional no es la
única fuente de financiamuiento, sino que actúa conjuntamente con otras (como
pudieran ser dineros públicos, excenciones fiscales, u otros inversionstas de caracter
privado) apoyando, por ejemplo, iniciativas fomentadas por los gobiernos para
propiciar el uso de fuentes alternatives de energía, obras de vialidad pública
u otras obras de infra-estructura. La “salida” es más fácil porque no conlleva
la necesidad de liquidar una inversión (o una participación en una inversión)
para la cual pudieran no haber “compradores”.



 



Asimismo,  y en la
medida en que la inversión se canalice a través de agencias estatales (y
para-estatales) o gubernamentales, según sea la naturaleza del proyecto o
negocio, éste modelo del préstamo se presta para que el inversionista
extranjero pueda hacer él mismo y por su cuenta una evaluación exhaustiva del
proyecto y de su inversión. Esto es así porque ése tipo de entidades tienen la
obligación de hacer públicas y transparentes sus finanzas y sus actuaciones.



 



También existe la percepción, avalada por los hachos, de
que éste tipo de actividades o proyectos en apoyo al interés público son, por
lo general, una mejor y más confiable fuente de generación del número de
puestos de trabajos que el inversionista necesita generar para que le den la
residencia permanente.



 



Todas estas cuestiones e interrogantes deben ser parte del proceso
decisorio, pero ninguna de ellas es más importante y transcendental que la
decisión de dejar el país de uno. Por eso nosotros, así como no damos asesoría
financiera, tampoco promovemos éste recurso que es la visa EB-5 para radicarse
en los Estados Unidos. Todo lo que pretendemos es darle a quienes toman esa
dificil decisión toda la información y las herramientas que necesitan para
implementarla con éxito.   



 













[1] 
Por eso es ridículo el argumento de quienes sostienen que, en el peor de
los casos –es decir, si no se obtiene el resultado querido, que es la
residencia permanente en USA- el extranjero inversionista igual habrá hecho un
magnífico negocio en una inversión de alta rentabilidad. Este argumento es
frecuente cuando la inversión del extranjero se aplica a un desarrollo
inmobiliario. Los desarrolladores inmobiliarios, que ya llevan más de dos
años  practicamente sin acceso al
crédito, se han volcado a éste recurso de oxígeno alternativo que son los
Centros Regionales. Pero ni todos los desarrollos inmobiliarios son “magníficos
negocios” –por eso no consiguen que los bancos los financien como lo hacían
antes-,  ni aún el mejor de los negocios
comepensaría, probablemente, el impacto en la situación familiar del inmigrante
frustrado, el disgusto que significa tener que desandar el camino ya
transitado. 







[2]  Un
Centro Regional que se vé obligado a alterar los planes del proyecto en el cual
se invierte el dinero del inversionista 
-planes que aparecen descritos en la documentación que acompaña a la
solicitud de visado- puede hasta perder su acreditación o reconocimiento como
Centro Regional.










No comments:

Post a Comment